El Control de Errantes es una solución que mediante radio-frecuencia (RF) ofrece control sobre las principales salidas del centro y determinados residentes, controlados mediante un ligero y pequeño tag, totalmente estanco (IP67), y una pulsera.

Cada salida está equipada con una antena, que genera un área de cobertura en cada puerta para la detección de los tags. Cuando un residente que porta un tag entra en este campo, la antena genera una alarma sonora, y puede activar otros dispositivos, tales como sirenas y/o sistemas de llamadas de alarma inalámbricos. La antena se instala rápida y sencillamente sin necesidad de reformas.

Es un sistema fiable, fácil de usar y de bajo coste. Ideal para instalaciones sanitarias con necesidad de proteger a residentes de alto riesgo de fuga y propensos a deambular. Proporciona mayor movilidad a los residentes, familiares y gerocultores, asegurando al mismo tiempo que las salidas se mantengan seguras.