En la sociedad actual, la tecnología avanza rápidamente, y tenemos que adaptarnos a ella. En el sector sanitario innovar es una necesidad para crecer y avanzar. La tecnología sanitaria es “cualquier acción que sea usada para promover la salud, con el objetivo de prevenir, diagnosticar o tratar una patología a corto o largo plazo. Cualquier tecnología sanitaria que sea utilizada para el bienestar del paciente”

A continuación, se van a explicar los cambios que han sufrido los sistemas de llamada paciente-enfermera a lo largo de los años:

  1. Sistemas basados en sistemas eléctricos
    Al ser sistemas sin intercomunicación, cuando se genera una alarma, el personal debe ir a la habitación para saber que sucede, ya que las alarmas solo se reflejan en la luz de pasillo. Son los sistemas más simples, y se desarrollaron para cumplir con la normativa general de España y Europa.

    1. Inconvenientes
      1. Sistema sin intercomunicación, es necesario ir a la habitación para saber qué sucede, lo que provoca exceso de carga de trabajo poco útil en el personal de atención.
      2. No existe software: No se puede llevar el control de las tareas realizadas, los motivos de las alarmas, la persona que acude a atender a los pacientes…
  2. Sistemas basados en sistemas eléctricos con intercomunicación
    Cuando se genera una alarma, el personal la recibe en los puestos de control, así el sistema se integra con la intercomunicación, pudiendo contactar con la habitación y saber qué les sucede sin necesidad de desplazarse.

    1. Inconvenientes
      1. No existe software: No se puede llevar el control de las tareas realizadas, los motivos de las alarmas, la persona que acude a atender a los pacientes..
    2. Ventajas:
      1. Sistema con intercomunicación, se puede saber qué sucede desde el puesto de control.
  3. Sistemas integrados con telefonía
    Sistema con intercomunicación e integrado con la telefonía del centro. El personal de atención recibe las alarmas, además de en los puestos de control y en las luces de pasillo, en los teléfonos inalámbricos, así pueden saber qué ocurre en cada habitación sea cual sea su ubicación.

    1. Inconvenientes
      1. No existe software, ni identificación del atendiente.
    2. Ventajas:
      1. Sistema con intercomunicación e integrado con telefonía, pueden saber qué ocurre sin necesidad de presenciarse en la habitación.
      2. El personal sanitario tiene movilidad, recibe las alarmas en los inalámbricos de los auxiliares aunque éstos no se encuentren en el puesto de control.
  4. Sistemas integrados con telefonía con identificación del atendiente
    Sistema con intercomunicación, integrado con la centralita telefónica y lectores RFID. Unifica las necesidades de telecomunicación de los centros, con el sistema de llamadas, la centralita telefónica y la gestión de los inalámbricos.

    1. Ventajas
      1. El personal sanitario tiene completa movilidad, recibe las alarmas en los inalámbricos.
      2. Los trabajadores llevan tarjetas RFID que permiten registrar todas las acciones que realizan.
      3. Dispone de software: Todos los registros realizados se archivan en el software, que genera informes personalizados donde se pueden observar las personas que han acudido a la habitación y qué tareas han realizado -> Trazabilidad
      4. Integración con otros sistemas de gestión (HIS).

A su vez, estos sistemas pueden ser analógicos o IP. La tendencia actual es la disponibilidad de una solución completa de comunicación socio-sanitaria en la que se integran todos los servicios de telecomunicaciones del centro para optimizar su uso, facilitar su explotación y mantenimiento, y todo desde una solución de software perfectamente integrada.

Un sistema con tecnología IP debe incorporar estándares VoIP, basado en el protocolo SIP, con posibilidad de alimentación PoE, para optimizar su integración e instalación.

  1. Ventajas
    1. Sistema con intercomunicación e integrado con la centralita telefónica.
    2. Los trabajadores portan tarjetas RFID, permiten registrar todas las acciones.
    3. Software de gestión para tener trazabilidad.
    4. Máxima fiabilidad
    5. Control de seguridad asistencial: Las alarmas se almacenan en la base de datos. Sistema tolerante a fallos, en caso de error de la comunicación la información se almacena de forma local en los terminales IP hasta que se recupere la conexión.
    6. Simplicidad de uso y fácil implantación
    7. Compatibilidad con cualquier sistema de comunicación, fijo o inalámbrico.
    8. Optimización de costes de instalación y de cableado

Como puede observarse, la evolución más importante ha sido en dos direcciones clave:

  1. La incorporación del sistema de llamada paciente-enfermera a las comunicaciones generales del centro sanitario, que permite optimizar el trabajo del personal asistencial.
  2. La incorporación de software de gestión de llamadas y tareas, con identificación del personal que las realiza (tarjetas RFID), que nos aporta la trazabilidad de todas las tareas realizadas, con la siguiente mejora de la calidad asistencial.

La calidad asistencial en estos casos se establece por certificaciones internacionales de la misma, que en el caso de centros hospitalarios viene definida por la Joint Commission. Ésta se basa en la trazabilidad de todos los procesos realizados dentro de un centro sanitario.