El sistema FATE (Fall Detector for the Elderly – Detector de caídas para personas mayores) http://fate.upc.edu/index.php, pretende ser el primer sistema asequible y fiable capaz de detectar caídas, tanto dentro como fuera del hogar o de la residencia, mejorando la calidad de vida de las personas mayores.

FATE además de ser una solución TIC, es un modelo de atención centrado en el fortalecimiento de la colaboración público y privada para llegar a ofrecer un servicio fiable. El proyecto está siendo probado y validado en 3 estudios pilotos diferentes, uno en cada uno de los 3 países participantes (España, Italia e Irlanda). Para confirmar su eficacia la prueba piloto se realizará en 175 individuos con alto riesgo de caída.

Esta solución surge ante el incremento del número de caídas en personas de edad avanzada, causadas por el propio envejecimiento, problemas crónicos de salud (enfermedades cardiacas o visuales, demencia, artritis…), impedimentos físicos y funcionales (trastornos del equilibrio, debilidad en las extremidades), medicamentos, obstáculos en el hogar, etc.

El sistema mejorará la prevención de caídas en las personas de mayor edad, y permitirá:

  • Detectar automáticamente una caída con un bajo porcentaje de error.
  • Localizar el lugar donde se produjo la caída.
  • Reducir el efecto de miedo al caer (FOF).
  • Usar el i-Walker (andador inteligente), cuando sea necesario para mejorar la movilidad y la eventual contribución a la rehabilitación.
  • Mejora definitiva del síndrome de “largo mentira”.
  • Detección precisa de caídas para las personas con problemas cognitivos, como la pérdida de memoria; factor crítico a la hora de prescribir un programa de rehabilitación

Uno de los elementos de este proyecto es el Sensor de presencia en cama, diseñado y fabricado por IBERNEX INGENIERÍA S.L., que permite:

  • Detectar caídas de cama, mediante elementos piezoeléctricos muy sensibles capaces de detectar los ligeros movimientos involuntarios del cuerpo durante el sueño (respiración, latido
    cardiaco…)
  • Evitar falsas alarmas de caída
  • Controlar el tiempo que las personas pasan en la cama para detectar posibles problemas de salud o anomalías de comportamiento.