El pasado mes de febrero hablábamos sobre la importancia del papel de la mujer en la ciencia. Hoy es 8 de marzo, día Internacional de la Mujer Trabajadora, fecha que conmemora y recuerda la presente lucha de la mujer por su inclusión, adaptación y consecución de la igualdad en ámbitos como el laboral. Por eso queremos dedicar este artículo al papel de la mujer en dos sectores tan importantes como lo son el sanitario y el sociosanitario.

Ambos sectores han evolucionado notablemente a lo largo de los años, especialmente en las últimas décadas, acercando la presencia de hombres y mujeres y su situación. Sin embargo, el camino recorrido es sólo el principio de un largo trayecto que busca alcanzar la igualdad efectiva.

Para llegar al final de este camino todavía quedan por superar grandes baches, y la estructura jerárquica es uno de ellos. En España, un 64,6% de los puestos directivos están ocupados por hombres. Esto se suma a que, de los 4,03 millones de personas que sustentan un puesto con personas a su cargo, 2,6 son hombres, mientras que 1,43 son mujeres. Los estudios laborales de género sustentan la existencia de un techo de cristal que limita el ascenso de las trabajadoras a puestos con empleados a su cargo. Dando la vuelta a estos datos y mirando los porcentajes de trabajadores que no tienen ningún subordinado pero sí jefe, vemos que los datos todavía se estiran más. En este caso, el 77% de las mujeres empleadas se encuentran en esta situación, mientras que en el caso de los hombres el porcentaje queda en 63,1%.

Si observamos el caso específico de los sectores sanitario y sociosanitario, veremos que son sectores donde la presencia femenina es mayoritaria. Sin embargo, a medida que ascendemos y nos acercamos a puestos directivos o con subordinados, podemos ver cómo el porcentaje entre hombres y mujeres se va estrechando hasta terminar dando la vuelta. Esto se debe al sesgo social que todavía arrastran algunas profesiones asociadas al cuidado y por ello feminizadas, pero que se va perdiendo conforme el puesto se hace superior.

Como ya pudimos anticipar en el artículo dedicado al papel de la mujer y la niña en la ciencia, desde Ibernex somos conscientes de los problemas y necesidades presentes, tanto en ambos sectores como en la sociedad. Por eso, nuestra apuesta por una igualdad patente y visible nos ha llevado a tomar la decisión de desarrollar un Plan de Igualdad y Prevención de Situaciones de Acoso, a medida y acoplado perfectamente a los distintos niveles en la empresa.

La finalidad de este plan es conseguir una igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres en Ibernex, desarrollando un ambiente de trabajo más eficaz y distendido y mejorando el bienestar de los trabajadores.

El 8 de marzo sigue siendo un día señalado en la lucha por los derechos de la mujer. Es cosa de todos poder alcanzar los objetivos necesarios para la igualdad de género. Por eso, con el buen hacer de las personas y las empresas, conseguiremos que estas intenciones se vuelvan realidad.

Share This